Noticias

En esta sección podrá conocer todos los eventos y últimas noticias de nuestra concesión. Le mantendremos totalmente informado.

El encanto del invierno: tranquilidad en nieve o hielo con Opel

El encanto del invierno: tranquilidad en nieve o hielo con Opel

Las noches son cada vez más largas, se suelen producir heladas y las carreteras están resbaladizas. Hace falta tiempo para adaptarse a las temperaturas invernales y a las condiciones de la carretera; y aquellos que desean sentirse tranquilos en estas condiciones conducen un Opel. Con sus numerosas características de seguridad y comodidad, los automóviles del fabricante alemán ayudan a que la conducción en invierno sea más segura y más relajada. Con la tracción integral adaptativa (AWD), los faros matriciales IntelliLux LED® y la calefacción en el volante, los coches Opel están preparados para las condiciones más duras que el invierno puede ofrecer.

Tener buen agarre - con los neumáticos adecuados y control de tracción inteligente

Los neumáticos de invierno - que son obligatorios en la época invernal en muchos países europeos y recomendables en todos - aseguran una mejor adherencia a la carretera y distancias de frenado más cortas en agua o la nieve. En todos los neumáticos, una profundidad de la banda de rodadura de cuatro a cinco milímetros y una antigüedad de no más de seis inviernos es vital.

La tracción correcta es tan importante en superficies resbaladizas como las ruedas adecuadas. Dependiendo del modelo, Opel ofrece sistemas de control de tracción inteligentes desde el IntelliGrip hasta la tracción integral adaptativa con reparto vectorial del par motor. Con el sistema IntelliGrip del nuevo Opel Grandland X, el conductor puede elegir entre cinco modos, incluyendo específicos para barro y nieve. El sistema IntelliGrip adapta la distribución del par a las ruedas delanteras, permite el deslizamiento cuando es necesario y ajusta el mapa de control del pedal del acelerador. Cuando se combina con la transmisión automática, IntelliGrip optimiza los puntos de cambio a la situación de conducción predominante, aumentando aún más la seguridad y la comodidad de conducción.

Alternativamente, los clientes se pueden decidir por la tracción integral a las cuatro ruedas para moverse seguros sobre superficies resbaladizas. Tienen, por ejemplo, el súper ventas Opel Mokka X SUV, para lograr un gran agarre barro, nieve o hielo: el sistema adaptativo AWD distribuye el par motor según sea necesario en fracciones de segundo, desde un 100% de tracción delantera hasta 50:50 entre los ejes delantero y trasero, asegurando así una tracción máxima en todas las condiciones. La tracción a las cuatro ruedas siempre está disponible unos segundos tras cada arrancada, tan pronto como el conductor presiona el pedal del embrague, evitando que la rueda patine en el momento de iniciar la marcha. Una vez en marcha, todo el par va a las ruedas delanteras, a menos que las condiciones de la carretera o de tracción requieran una distribución diferente.

Para los más altos niveles de rendimiento y eficiencia, el nuevo Opel Insignia utiliza un sistema adaptativo de tracción total con reparto vectorial del par motor y un módulo de transmisión trasero que tiene un sistema de doble embrague sin diferencial. El sistema de tracción total del Insignia puede aplicar el par motor a una o a ambas ruedas traseras de forma independiente, permitiendo repartir vectorialmente el par en todo el rango de prestaciones del coche. En curvas cerradas se traslada más par a la rueda exterior, induciendo el giro sobre el eje vertical (rotación) – así, el Insignia gira con mayor precisión, respondiendo de forma más espontánea a las solicitudes del conductor. Esta utilización inteligente de la distribución del par motor – también llamada “amortiguación rotacional” – da como resultado un comportamiento más neutro del coche, haciéndolo más estable y más preciso para el conductor.

 

Te llamamos
Enviando

(*) Campos obligatorios

(**) Política de privacidad
Te llamamos